Yo le pinté el bigote a Stalin

Autor/a

Riemann, Erika

Erika Riemann (nacida el 25 de diciembre de 1930 en Mühlhausen) asistió a la escuela en la ciudad donde nació hasta que fue arrestada en 1945 a la edad de 14 años por “actividades antisoviéticas” después de haber pintado un retrato de Stalin con un pintalabios.

Fue condenada por un Tribunal Militar Soviético (SMT) y pasó 9 años en instituciones penales soviéticas.
Después de su encarcelamiento, se mudó en 1954 con su madre, que se había establecido en Hamburgo-Sankt Pauli. No pudo ponerse al día con la escuela hasta 1962. Estuvo casada tres veces en total y es madre de dos hijos y una hija. Trabajó en diversas profesiones. Con más de setenta años, escribió el libro Yo le pinté el bigote a Stalin, en el que describe su destino. El libro causó bastante revuelo y fue ampliamente discutido. Incluso hoy, ella advierte contra restar importancia a los eventos de la era de Stalin en comparación con los de la era nazi.

Més informació
Sinopsi

En este libro Riemann narra cómo a partir de usar un pintalabios para que un retrato de Stalin no parezca tan serio acaba con sus huesos en prisión. Ella tenía catorce años en su primer interrogatorio y aún no había finalizado el año 1945. La broma le costó ocho años en diversos presidios y campos de concentración.
Pero este relato es también la testarudez de una jovencísima Erika que no se deja amilanar ante la injusticia, que contribuye a los movimientos grupales femeninos en prisión para poner fin al maltrato,…
Este relato también es el tiempo de después, el de una vida marcada por la falta de libertad, por la inexperiencia de una mujer que no tuvo una juventud normal para cometer errores y aprender a enmendarlos.
Yo le pinté el bigote a Stalin es una de las escasísimas voces en primera persona de aquellos años oscuros de la Historia.

Dades bibliogràfiques

Idioma

Castellà

Any de publicació

2017

Pàgines

200

Gènere

ISBN

978-84-944121-9-6

Llibres d'altres editorials​

Fem servir cookies. Si continues navegant pel web, entenem que hi estàs d’acord.