Autor/a

Trotsky, León

Lev Davídovich Bronstein (1879-1940), más conocido como León Trotsky. Su contribución teórica y práctica a la causa del socialismo lo sitúa como uno de los más grandes marxistas de la historia.
Jugó un papel dirigente en las dos revoluciones rusas: en la de 1905, como presidente del Sóviet de San Petersburgo; en la de 1917, al frente del Comité Militar Revolucionario que organizó la insurrección de Octubre. Posteriormente fue designado para crear y dirigir del Ejército Rojo y la resistencia contra la intervención imperialista y la contrarrevolución de los generales blancos.
Junto con Lenin ocupó las más importantes responsabilidades en el Gobierno soviético y en la fundación de la Internacional Comunista, encargándose de redactar buena parte de los manifiestos y tesis de sus cuatro primeros congresos.
Pero su papel político más trascendental vendría después, liderando la lucha contra el estalinismo. Su análisis de la revolución traicionada por la burocracia es la aportación más clarividente para comprender el fracaso del mal llamado “socialismo real”, al tiempo que una herramienta poderosa para el rearme político de la izquierda revolucionaria.
Autor de miles de artículos y decenas de libros, sus obras completas abarcan más de sesenta volúmenes.

Més informació
Sinopsi

La moral universal no es más que un gran engaño que utilizan de forma completamente consciente aquellos que controlan las palancas económicas y políticas de la sociedad. La burguesía nos habla de valores universales y de principios morales sagrados, pero ellos jamás los cumplen. Su fin es tan miserable y bajo como el lucro personal, y el medio para lograrlo: la explotación de la clase trabajadora. Todo lo que ayuda en esa tarea está justificado y es moral para la clase dominante.
En nombre de la “democracia” llevan a cabo intervenciones imperialistas. En nombre de los “valores constitucionales” reprimen y encarcelan. En nombre del “bien común” aprueban paquetes de rescate con dinero público para banqueros y magnates. Hoy oímos a dirigentes de la izquierda hablar de “patriotismo”, de una “guerra” en la que “todos somos soldados”, o de la actitud ejemplar y solidaria de reputados explotadores como Amancio Ortega. Pero tras esta envoltura se trata de ocultar una realidad que se abre paso por la vía de los hechos: se ha declarado una guerra, sí, una guerra entre las clases.
En la actualidad resuenan con toda su fuerza las conclusiones que en 1938 León Trotsky escribió en Su moral y la nuestra. En aquel momento tenían por objetivo desmontar la nauseabunda campaña contra el genuino bolchevismo, pregonada entonces no solo por la burguesía, sino también por intelectuales “progresistas” y supuestos portavoces de la izquierda que igualaban a Lenin y Trotsky con Stalin y los crímenes del estalinismo que ahogaron la revolución. Tras estas emanaciones de moral se encontraba el intento de justificar su propia claudicación política.

Dades bibliogràfiques

Idioma

Castellà

Any de publicació

2020

Pàgines

96

0

Fem servir cookies. Si continues navegant pel web, entenem que hi estàs d’acord.