Los diarios de Adán y Eva

Desde su publicación original en 1906, Los diarios de Adán y Eva no han perdido vigencia. Su pervivencia radica en una poderosa combinación de humor y ternura: una gracia construida a base de finas ironías, un candor que recrea las más primitivas ingenuidades.

Autor/a
Més informació
Sinopsi

Desde su publicación original en 1906, Los diarios de Adán y Eva no han perdido vigencia. Su pervivencia radica en una poderosa combinación de humor y ternura: una gracia construida a base de finas ironías, un candor que recrea las más primitivas ingenuidades.

Para Twain, Eva es la encargada de dar nombre a las cosas, y este hecho la impone como la intelectual de la pareja. Adán, en tanto, presiente y se resigna a sus límites «La nueva criatura le da un nombre a todo lo que aparece antes de que yo pueda protestar»; ocupado más en la contemplación y ambicionando la quietud, discurre sus días en la preparación de refugios; en la obtención de alimentos; o previendo catástrofes «Ella dice que la serpiente le aconseja probar el fruto de ese árbol y dice que el resultado será una noble, bella y grandiosa educación […]. Le aconsejé que se mantuviera alejada del árbol. Dijo que no lo haría. Preveo problemas. Emigraré».

hu

Dades bibliogràfiques

Idioma

Català

Any de publicació

2020

Pàgines

Gènere

ISBN

9788494328459

Fem servir cookies. Si continues navegant pel web, entenem que hi estàs d’acord.