La enfermedad infantil del ‘izquierdismo’ en el comunismo

Autor/a

Ilich Uliánov, Vladímir (Lenin)

Ilich Uliánov, Vladímir (1870-1924), más conocido como Lenin, fue un dirigente bolchevique y de la Revolución rusa de 1917, fundador del Partido Comunista de Rusia. Toda su vida consciente está ligada a la defensa de las ideas del marxismo y la práctica revolucionaria. En 1887 ingresó en las filas marxistas, iniciando la polémica contra el populismo y el llamado “marxismo legal”. Junto con Mártov, organizó en 1895 la Liga para la Emancipación de la Clase Obrera. Deportado en 1897, emigró posteriormente a Europa, donde fundaría Iskra.
Líder de la fracción de los bolcheviques en 1903, abandonaría Rusia nuevamente tras la revolución de 1905 y no volvería hasta abril de 1917, en pleno estallido revolucionario, para dirigir al Partido Bolchevique hacia la toma del poder. Presidente del Consejo de Comisarios del Pueblo tras el triunfo de octubre.
Sus aportaciones al marxismo se extienden a todos los campos: filosofía, materialismo histórico, economía política, teoría del Estado, imperialismo, cuestión nacional, sobre el partido proletario… Sus obras completas abarcan más de 50 volúmenes. La Fundación F. Engels ha publicado sus trabajos más destacados.

Més informació
Sinopsi

La Internacional Comunista (IC) nació rompiendo con la amalgama socialpatriota en que degeneró la Segunda Internacional. El triunfo de la Revolución de Octubre y la oleada revolucionaria que siguió en numerosos países de Europa, provocaron una sacudida profunda en las organizaciones socialdemócratas: surgieron tendencias comunistas en la mayoría de los viejos partidos de la Segunda Internacional y se produjo una masiva afluencia de obreros a las filas de la IC. El crecimiento de la nueva Internacional fue vertiginoso.
A la vez que la Internacional enfrentaba el oportunismo y el arribismo de muchos dirigentes implicados en la colaboración de clases en el período precedente que no querían perder su ascendencia entre las masas obreras de sus países, en el seno de la IC crecieron las corrientes sectarias y ultraizquierdistas, reflejando la impaciencia de sectores de la vanguardia ante la traición de los viejos partidos reformistas, junto a una fuerte incomprensión de la política del bolchevismo y el marxismo en general. Muchos de los nacientes Partidos Comunistas se vieron afectados por esta enfermedad “infantil”, como la definió Lenin.
Los puntos fundamentales que defendían los izquierdistas en aquel período siguen siendo muy similares a los que se plantean en la actualidad. Pronunciándose contra el trabajo paciente en las organizaciones de masas y alentando todo tipo de atajos organizativos; declarando la guerra a las elecciones parlamentarias y agitando la consigna del boicot electoral. Al cretinismo parlamentario contraponen el cretinismo antiparlamentario; ante el poder y la influencia de los sindicatos reformistas se conforman con crear pequeñas sectas sindicales, que aíslan a la vanguardia y fortalecen a la burocracia sindical.
Escrita hace cien años, es una de las obras marxistas más importantes para la construcción de las fuerzas revolucionarias en la actualidad.

Dades bibliogràfiques

Idioma

Castellà

Any de publicació

2015

Pàgines

178

Gènere

ISBN

978-84-16285-15-0

Llibres d'altres editorials​

Fem servir cookies. Si continues navegant pel web, entenem que hi estàs d’acord.