He visto Ramala

Presentación de Edward W. Said

Este libro en prosa, primero que se publica en España, del poeta
palestino Murid Barguti obtuvo el reconocimiento de la crítica y recibió
el Premio Naguib Mahfuz de Literatura 1997.

Autor/a

Murid Barguti

Nació en 1944 en Deir Gassane, un pueblo próximo a Ramala, en Cisjordania. En 1963 inició sus estudios universitarios en la facultad de letras de El Cairo, donde se especializó en lengua y literatura inglesas. En 1967, coincidiendo con sus exámenes de licenciatura, tuvo lugar la llamada guerra de los Seis días, que concluyó con la ocupación de Cisjordania por el ejército israelí y obligó al desmembramiento de su familia. Murid no podrá volver a visitar su tierra hasta 1996. Exiliado en Egipto, colaboró con la radio palestina, que emite desde El Cairo, de donde volvió a ser expulsado en 1977, ya casado con la escritora egipcia Radwa Ashur (1946-2014) y con su hijo recién nacido, a raíz de la visita de Anuar el Sadat al parlamento israelí. Nuevo exilio que se prolonga dieciocho años más. Murid Barguti, una de las voces más independientes de la diáspora palestina, se opuso a los Acuerdos de Oslo y ha criticado las claudicaciones de la Autoridad palestina frente al poder ocupante, en la línea de otros intelectuales palestinos como Edward W. Said o Mahmud Darwish. Murió en Ammán el 14 de febrero de 2021.

Més informació
Sinopsi

«Este lírico e intenso fresco del retorno a Ramala (Cisjordania) en
1996 desde un prolongado exilio en el exterior es una de las mejores
narraciones del destierro de las que disponemos hoy en día…

»Habiendo hecho yo mismo un viaje similar a Jerusalén (tras una
ausencia de cuarenta y cinco años) conozco muy bien la mezcla de
emociones, felicidad, lamento, tristeza, sorpresa, enfado y demás que un
regreso de este tipo puede llegar a despertar. La gran novedad y fuerza
de la obra de Barguti reside en el hecho de novelar de forma tan
cuidadosa y esclarecedora la multitud de sentimientos y pensamientos que
sobrevienen a uno en tales circunstancias. Después de todo, Palestina
no es un lugar corriente. Aparece en todas las historias y tradiciones
conocidas sobre el monoteísmo y ha asistido al trasiego de toda clase de
conquistadores. En el siglo xx se convirtió en el escenario de una
ininterrumpida contienda entre sus pobladores árabes, que fueron
trágicamente desposeídos de sus propiedades y casi completamente
desplazados en 1948, y un movimiento foráneo de judíos sionistas, la
mayor parte de ellos procedentes de Europa, que fundaron un estado judío
allí y, en 1967, conquistaron Cisjordania y Gaza, las cuales siguen
manteniendo, de hecho, bajo su dominio. Por lo tanto, todos los
palestinos se encuentran en la nada habitual tesitura de ver cómo una
Palestina que fue se ha convertido hoy en un lugar con otro nombre, otro
pueblo y otra identidad que niega a Palestina en su conjunto. “Volver” a
Palestina se convierte así en un acontecimiento nada común…

»La principal virtud de He visto Ramala: relatar la historia
de una pérdida en medio del retorno y el reencuentro. Es el rechazo y
la resistencia de Barguti ante las razones de esa pérdida lo que da
entidad a su poesía y confiere a su narrativa su valencia positiva… En
esta revalorizada y redescubierta Ramala, Barguti, el escritor del
exilio y la des- posesión, se encuentra otra vez a sí mismo, pero sólo
para descubrirse desplazado una y otra vez. “Basta con sufrir la primera
experiencia del destierro para sentirse desterrado para siempre”. Así, a
pesar de los momentos de jovialidad y euforia, esta novela del retorno
describe más el exilio que la vuelta a la patria. Aquí reside la
dimensión trágica de esta novela y su sugerente precariedad. Todo ello
hace que la experiencia palestina adquiera una humanidad y una sustancia
revividas».

Edward W. Said, Fragmentos de la «Presentación»

Dades bibliogràfiques

Idioma

Castellà

Any de publicació

2002

Pàgines

256

Fem servir cookies. Si continues navegant pel web, entenem que hi estàs d’acord.